¿Quién dijo miedo?

Está claro que tengo miedo. Aún no he distinguido entre  si tengo muchos miedos o miedo a muchas cosas. Tampoco tengo claro si debo hablar de miedo, en singular o, por contra, debo hablar de miedos, por haber  tantos  como causas que los generan.

Al margen de estas dudas,  voy tomando consciencia de lo agarrotado que vivo. Me cuesta moverme con naturalidad, ser espontáneo. No vaya a ser que dé un paso en falso y mis miedos se cumplan…

Y mientras no me atrevo a dar un paso, el tiempo pasa…pero lo único que se consume es mi tiempo. El de mi vida. El tiempo es eterno. El de mi vida no. Me ocupo del tiempo como un recurso valioso. Me permite medir mi eficiencia- hacer las cosas bien en la mitad de tiempo!- me digo. Y, sin embargo, siento que cuando persigo hacer  las cosas en menos tiempo no es sino una manera de ocupar el vacío. El que genera mi miedo. Miedo a parar y a no saber qué hacer para enfrentarme a mi realidad. A mis miedos.

Va siendo hora de parar. De aceptar mis miedos y vivir con ellos. A pesar de ellos. Tal vez así, y sólo así, comience a ser yo mismo y a vivir conectado con la realidad.

Esta es mi parada. ¿Cuál es la tuya?

0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.