Qué le preocupa al personal directivo

Durante las últimas semanas he planteado tres preguntas a personas con responsabilidades directivas en organizaciones de muy diversos sectores, tamaños y perfiles.

Las preguntas fueron planteadas con el  objetivo de, generosamente, proporcionarme información de primera mano a cerca de en qué focalizan estas personas su atención en el momento actual . Al mismo tiempo, y de manera no explícita, el planteamiento pretendía generar un espacio de reflexión que les permitiera detenerse a pensar sobre aquello que conocen pero que, tal vez, no piensan. Al menos no  con la perioricidad y profundidad que sería deseable. No hay tiempo para detenerse a echar gasolina…

El 17% de las personas han respondido. Muchas gracias a todos por vuestras respuestas y por vuestro tiempo. Lo han hecho de manera razonada y sincera lo que me induce a pensar que han logrado el objetivo  planteado para ellas. De entre las personas que han contestado, el 22% han manifestado un interés  en seguir indagando sobre esta forma de pensar a través de las preguntas como medio para cambiar sus marcos de referencia y centrarse en soluciones no contempladas hasta el momento.

Cada una de estas personas, responde de forma diferente a la primera pregunta. Es lógico. Cada una de ellas, está tamizada por la cultura de referencia de su departamento, de su organización, de su sector…Sin embargo, y aquí está el elemento común entre todas ellas, la mayoría de las respuestas a la 2ª pregunta es: TRANQUILIDAD.

Si no somos capaces de  resolver estos problemas, ¿la intranqulidad puede generar nuevos problemas?  La cuestión de fondo podría ser  ¿qué voy a hacer para ganar la tranqulidad necesaria para resolver los problemas que se me presentan?. En ocasiones, lo que parece un problema, puede no ser mas que un síntoma de otro bien distinto.

Las preguntas, por si alguna persona tuviese interés en detenerse y pensar a través de preguntas, son las siguientes:

1ª- ¿Cual es tu principal preocupación en tu organización?

2ª- Si esta preocupación estuviera resuelta, ¿qué ganarías?

3ª- ¿Qué no has hecho hasta ahora para resolverla?

Me encantará conocer tus respuestas, bien a través de este blog, bien a través de mi mail: fernan@nancoaching.com

1 comment

  • sergiodmt dice:

    Fernando, la crisis genera necesidad y la necesidad suele llevar a perder la cordura. Nos olvidamos de aquello de “vísteme despacio que tengo prisa” y vamos corriendo sin saber muy bien hacia donde.

    Por eso solventando el problema principal ganamos en tranquilidad para abordar la transformación necesaria que nos hará más fuertes, más competitivos.

    Me atrevería a adivinar que el principal problema va ligado a la rentabilidad o al torbellino que genera la falta de ella. Para salir de ahí pocas cosas se me ocurren más allá del “parar a pensar” hacer como si esa tranquilidad ya la tuviéramos y parar el reloj.

    A fin de cuentas, todo el mundo paramos en algún momento del año no? Aprovechar el periodo estival para pensar y volver con energía no solo física, sino mental, es una buena inversión. Y, si acaso, hay buenos profesionales que nos ayudaréis a encontrar las preguntas donde están las respuestas que necesitamos

    Buen post!

  • Leave a comment

    Want to express your opinion?
    Leave a reply!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.