¿Qué fue de tu talento?

¿Y todavía hoy nos sorprende que nuestro talento no se vea por ninguna parte? Echad una mirada rápida hacia atrás. En el tiempo. En vuestra vida. ¿Cuántos “no hagas esto o lo otro” recuerdas?, ¿Cuántos “se hace así porque lo digo yo”? Por contra, ¿cuántos “hazlo, confío en ti” ?

A esto lo llamaron disciplina, desvirtuando por completo su  auténtico sentido. Y me pregunto, ¿Cómo afecta esta cultura a las organizaciones de hoy? Tú, directivo o directiva, cuánto espacio dejas para el “hazlo, confío en ti“?.

Este, según mi parecer, modo de entender la disciplina ahoga el desarrollo de las personas y, por supuesto, su talento y  creatividad en las organizaciones. Esto debe ser lo que dicen que se está fugando… ¡Pero si no le hemos hecho caso hasta que Alemania ha empezado a demandarlo fuera de sus fronteras!

Así, parece que disciplina y creatividad forman un binomio imposible, no pudiendo coexistir. Una u otra. ¿Y si en lugar de ser excluyentes en nuestra cultura de empresa hiciéramos que fueran concurrentes?: Disciplina y creatividad. Un equipo ganador. Eso sí, revisemos bien el significado de “disciplina”.

0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.