La aventura de saber…quien eres.

N

o conozco mejor manera para comprender quién soy, que mirar fuera de mí. A simple vista podría parecer una contradicción pero es sencillo: Tal y como es adentro, es afuera.

 

Así que, para comenzar la aventura de nuestras vidas en lo que a conocerse bien se refiere, dejemos de lado la meditación y el trabajo profundo de introspección personal. Podremos utilizar esas técnicas más adelante cuando nos hayamos familiarizado con otras más sencillas.

 

Te propongo comenzar por algo más fácil: Observar lo que sucede a tu alrededor.

 

Si, como he dicho, lo de dentro de ti es igual a lo de afuera de ti, observando lo de afuera podrás conocer lo de dentro. ¿Hasta aquí bien?.

 

Digamos que lo que observas a tu alrededor es una proyección ampliada de tu YO. Y es ampliada para que te resulte más fácil darte cuenta. Aunque, en ocasiones, podrían ponernos delante un elefante y no darnos cuenta de que está ahí…

 

Si lo que observas fuera de ti lo relacionas contigo mism@, te darás cuenta que cada persona y/o circunstancia con la que te relacionas y/o experimentas en tu día a día está directamente relacionada contigo y con tu capacidad de atracción personal. No es casual que te encuentres con esta o aquella persona o con esta o aquella circunstancia.

 

Tu forma de ser, de sentir, de creer, sin duda para mí, atrae a las personas con las que te relacionas y las circunstancias que vives, precisamente para enviarte un mensaje (algunos dirían oculto pero más a la vista no puede mostrarse) que te permitirá aprender sobre ti y convertir tu vida en una experiencia que, decididamente, merezca la pena disfrutar.

 

La vida es como los cursos académicos: si no apruebas, repites. Y si no prestas atención a las llamadas que sutilmente te envías a ti mism@ desde  tu mundo interior,  proyectándolas en el mundo exterior para que las veas en su más bella expresión, repetirás los mismos errores una y otra vez.

 

El hecho de que esos errores se manifiesten recurrentemente con diferentes personas y circunstancias puede distraerte, pero recuerda que lo que no cambia  en esa recurrencia eres precisamente tú  y, por lo tanto, en ti debes poner el foco si te apetece reorientar el modo en el que te diriges ahora mismo en tu vida .

 

Después de leer esto, el destino de tu vida habrá pasado a estar en tus manos. O mejor dicho, siempre estuvo en tus manos, solo que lo olvidaste…

 

Practica la observación de lo que sucede a tu alrededor y juega a adivinar qué mensaje hay detrás. Si tienes dudas, escríbeme. Será un placer conversar contigo.

 

NaN

M: fernancoach@gmail.com

0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!