Empresa Familiar III: Las Expectativas

La existencia de un determinado rol dentro de una organización viene determinado, con carácter previo, por la necesidad de realizar un proyecto,  función o tarea concreta. Por lo tanto, podríamos afirmar que la función o tarea justifica la existencia de un rol.

Sin embargo, en las Empresas Familiares (EF), es muy común que el orden en que suceden los acontecimientos sea el contrario. Es decir, que se cree un rol primero para buscarle una tarea después. En este caso, el orden de los factores si altera el producto. Y de que manera!

Por lo tanto, la EF se convierte en APF (Asilo Profesional de Familiares) y no es de extrañar, que siendo esto así, tenga los días contados…

Este modo de entender y vivir la EF por parte de la generacion gestora, parece ser transmisora de expectativas poco o nada realistas a quienes les corresponderá la función de continuar con el proyecto empresarial iniciado por la familia años atrás: las futuras generaciones.

Podriamos afirmar que las expectativas son el conjunto de fantasías que residen en nuestro imaginario. A veces, realistas y, otras, no tanto. En este ultimo caso, la realidad se desvirtúa y nos confunde, generando sentimientos como la frustración, la inseguridad, baja autoestima o desmotivacion que tienen un impacto negativo y directo en todo aquello que hacemos y en relación con las personas con las que nos relacionamos y trabajamos. La relación con las personas incluye la relación con nosotros mismos.

Cuanto mayor sea la distancia entre las expectativas generadas en el Sucesor y  la realidad, mayor será la posibilidad  de intuir un aumento de la “tensión” en las relaciones entre este y el resto de los miembros familiares y no familiares.

Compartir y hablar, explícita y de manera mas realista posible sobre nuestras expectativas, permite el transito del imaginario a la realidad, reduciendo considerablemente las sorpresas.

Este contrato, que podríamos adjetivar como psicológico o emocional, es fundamental en nuestras empresas. Cobra tanta o mas importancia que ningún otro contrato escrito que formalizamos. Sin embargo, se le presta poca o ninguna atención.

En la EF, concretamente, seria interesante naturalizar este tipo de contrato con el fin de no dejar a la interpretación lo que  esperamos de la Familia y la Empresa  Familiar y, al tiempo, lo que la Familia y la Empresa Familiar espera de nosotros. Es en las  expectativas donde reside el calculo de la verdadera motivación en relación a lo que hacemos y las personas con las que trabajamos y nos relacionamos.

La correcta gestion de la expectativas incluye tener en cuenta las mías y las de los demás grupos de interés con los que me relaciono. En el ámbito de la EF, concretamente, incluye trabajar las expectativas del fundador, del sucesor, del resto de familiares y, no lo olvidemos, del resto de la plantilla no familiar.

Para ello, deberíamos ser capaces de establecer sistemas de comunicación que faciliten un espacio para hablar sobre ellas y evitar que nuestras fantasías dejen de serlo y pasen a convertirse en un tangible cuya gestión depende, en gran medida, de nosotros mismos.

Todo este conjunto de fantasías que forman nuestras expectativas son generadoras de emociones. La experiencia dice que aquello que no se habla se actúa, en clara alusión a la emocionalidad que en cada momento sentimos. De forma que si una expectativa, que solo existía en nuestro imaginario por no haber sido compartida, no se cumple, el sentimiento de frustración y desmotivacion que puede generarnos va a condicionar, sin duda, nuestro comportamiento y actitud frente a todo aquello que emprendamos.

En definitiva, un calculo erroneo de nuestras expectativas pueden derivar unos resultados completamente opuestos a los esperados. Evitar este desenlace, es una tarea muy fácil con resultados extraordinarios.

Por ultimo, sugiero al lector, como ejercicio, que se pregunte a cerca de lo que espera de si mismo dentro de la EF, lo que piensa que los demas esperan de el en el desempeño de su rol y lo que realmente los demas esperan de el en el mismo desempeño. ¿Son realistas y están alineadas las expectativas? Comencemos por aquí.

0 comments

Leave a comment

Want to express your opinion?
Leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.